martes, 19 de julio de 2016

Las 5 canciones de la semana

Terceiro Ohlo de Marte - Topique Psicossensorial
Desde Fortaleza, Brasil, este cuarteto reivindica esa psicodelia generada entre las décadas del ' 60 y '70 a través de su reciente EP titulado "O Heliporto e a Cabine Torta". Si eres cultor de Os Mutantes o Gong y no te convencen propuestas como Tame Impala ve por este camino.



Emiliano Basaure - La Tierra Prometida 
Siguiendo la cadena de influencias que generó Pixies y alcanzó, por ejemplo, a Nirvana,  nos llega algo más agradable de Río Gallegos que noticias políticas. De aventuras ahora por Córdoba, Emiliano Basaure apuesta en "Pig Junk", su flamante producción con 6 temas, a retomar algunas cuestiones distorsionadas que los '90 dejaron inconclusas.


Capitán Mandioca y Los Muchachos de la Secta -  Extraña Clase 
Existió allá lejos y hace tiempo una GLORIOSA (sí, merece las mayúsculas) compilación titulada "Alimañas" que reunió a diferentes bandas de una denominada escena neo-beat porteña, más mitológica que de movida concreta en sí misma, surgida al calor de la hiperinflación alfonsinista y el advenimiento de la convertibilidad. Entre varias gemas que deberían ser consideradas parte obligatoria del cancionero rock argentino se encontraba "Extraña Clase" de Mal Recetado.  Y bien vale recalcar este homenaje realizado por el carismático y bizarro Capitán Mandioca (cantante de Los Waffles) acompañado del multi-instrumentista Germán Herrera, más conocido como Pitilo Beat.


Eric Copeland - Rip it
En clave de reggae desincronizado, chueco y echando mano de sus dotes adquiridas en el manejo de toda la parafernalia electrónica, Eric Copeland puede hacerte bailar aunque al principio lo dudes. Incluido en su reciente vinilo "Black Bubbelgum", "Rip It" es una de esas canciones que cualquier DJ palermitano debería incluir en sus listas para decorar alguna que otra velada hipster.



The Oral Cigarettes - Dip-Bap
Los japoneses ya sabemos que son ávidos consumidores de música y carentes de prejuicios a la hora de producirla y subirse al escenario. The Oral Cigarettes podría llegar a causarte algún prejuicio, de esos que ya dije no tienen, antes de escucharlos. Si la estética que ofrecen roza la de una boy-band al escuchar los primeros segundos de "Dip-Bap" se borrará por completo de tu mente esa percepción. Esta correcta y pegadiza canción, oscila entre el ritmo vertiginoso de los primeros Arctic Monkeys, sin su inglesa beodez y cierta funkitud a la Red Hot Chili Peppers.  A su vez, los arreglos vocales épicos se funden a la perfección con una guitarra que no abusa de los power chords y esgrime punteos con aire tanguero.

0 comentarios:

Publicar un comentario